Como Tapizar Un Cabecero De Cama Con Botones

Si buscas un estilo tradicional, pero deseas algo más sutil, huyendo de la vigorosa presencia de los tapizados de capitoné, escoge uno con tachuelas en el marco. Ayudan a tensar la tela y marcar la región del borde con un relleno más abultado. ¿Qué te ha semejado la elaboración de este bonito cabecero capitoné para complementar la decoración del dormitorio? Te dejamos algunas fotografías del resultado final y de qué forma lo hemos introducido en la decoración de la habitación para que cojas ideas, ejemplos y te inspires. El color morado del tapizado combina con perfección con la pared violeta y la ropa de cama rosa y morada. El capitoné es un género de costura ornamental, en la que se presionan botones a lo largo y ancho del tapizado.

como tapizar un cabecero de cama con botones

Las medidas, sin embargo, van a depender de de qué manera de grande precises realizar tu cabecero, ya que sólo algunas de las camas son iguales. Para terminar, bastará con fijar el cabecero de capitoné en la pared. En nuestro caso, vamos a fijarlo con unas escarpias a fin de que de esta manera el cabecero quede lo mucho más pegado a la pared. En el momento en que tengamos todos y cada uno de los agujeros, pondremos la pieza de gomaespuma sobre el tablero.

Empodérate Con Un Cabecero De Capitoné En Terciopelo Rosa

Estos son adhesivos elaborados a fin de que las alfombras se mantengan en su lugar, aguantando la dinámica diaria. Por consiguiente, el género de pegamento que traen es fuerte, razón por la que se recomienda para este trabajo de bricolaje. En función al género de madera elegido, la apariencia de los listones puede ser rápida o pesada, envejecida, actualizada o rústica. Se recomienda optar por las maderas blandas, cuyo mayor gerente son las coníferas, en palabras sencillas, los pinos.

Cada género de tejido va a ser especial en todos y cada caso, en función de si buscas un resultado más o menos muy elegante, moderno, tradicional, etcétera. Si deseas darle un aire distinto a tu dormitorio pero prefieres dejar el DIY para datos más pequeños, puedes decantarse por un cabecero nuevo. Puede ser el que ya tenías y que has decidido actualizar o bien uno nuevo. También puede ser, si es que no tenías ninguno, una fácil parte de madera. En un caso así, ha de ser de la anchura de la cama y un tanto mucho más, para que sobresalga por los lados y estéticamente quede mucho más bonito.

Su diseño orejero y su adornado capitoné lo hacen súper original. Y su tapizado en rosa, un color de absoluta inclinación, le da un toque romántico y muy de hoy. Este cabecero es una apuesta segura si quieres darle un look clásico a tu dormitorio. Enmarcado en madera decapada, tapizado y con acolchado de capitoné, tiene un aire afrancesado que le da bastante encanto. Ya sea de lino, piel o poliéster, un cabecero blanco alumbra el dormitorio.

De Qué Manera Conjuntar El Cabecero

Si somos principiantes en esto, podemos empezar con un fácil tapizado con una tela que nos agrade. Pone la lona en la área de trabajo y pon encima el cabecero. Recuerda colocar la tela con el estampado o fundamento hacia abajo y el cabecero con la espuma, que ya tienes puesta, mirando hacia la lona.

Y si además va acolchado de muy elegante capitoné, podrás apoyarte en él para poder ver la tele, leer un libro o desayunar en cama. Este modelo fue el elegido por la interiorista Paula Rombys en este cuarto, llenándolo de claridad. El capitoné es una técnica de tapizado que consiste en efectuar un marcado sobre la tela en forma geométrica, asegurando el tejido con botones. Esto le da volumen al cabecero y, además, sensación de confort por su acolchado. Este jalonado puede ser aproximadamente marcado y es habitual que los diseños más recientes prescindan de los tradicionales botones. Uno de los pocos “impedimentos” de los cabeceros de cama tapizados es su cuidado, en tanto que se tienen la posibilidad de manchar de manera fácil.

Otro elemento que podría ser beneficioso, es una sierra eléctrica, en especial si se está creando un cabecero. Sin embargo, no es importante, puesto que en las tiendas de bricolaje se puede pedir el servicio de corte. Finalmente, solo queda contemplar la parte posterior del cabecero. Para esto, se pone un forro de loneta sobre tablón, y se fija nuevamente con la grapadora. Hemos seguido una paleta de color afín en tonos morados y violetas para adornar el dormitorio.

como tapizar un cabecero de cama con botones

Comunmente, se precisarán tres listones de madera, uno para cada del costado y otro para el travesaño. Se recomienda comprar maderas blandas, caracterizadas por su alta maleabilidad. Tienen la posibilidad de cortarse en casa con herramientas comunes o soliciar el tamaño exacto en la tienda de bricolaje. También tienes que contar con gomaespuma de 2,5 cm de grosor con exactamente las mismas dimensiones de la tabla. Una capa de guata más grande que el cabecero (debe medir unos 30 cm mucho más que la tabla, tanto en horizontal como en vertical). Busca asimismo la tela de tapicería que mucho más te guste, una moldura de tachuelas, pegamento en spray, hembrillas, tacos y alcayatas .

Los próximos pasos son limar hasta conseguir una superficie lisa, para seguidamente pintar del color de preferencia. Una vez seco, viene la una parte de ensamblar las piezas y unirlas al cabecero. Existen varios herrajes que pueden cumplir esta función, como las escuadras metálicas con tornillos. Se prosigue el mismo trámite que con el acolchado, pero en vez de dejar 5 cm, se tienen que dejar unos 8 cm. El desarrollo de tensar firmemente debe mantenerse, y las grapas se ponen cada 2 cm, precisamente.

El cabecero tapizado Amsterdam es perfecto para conseguir un punto tradicional y moderno al mismo tiempo. Llama la atención sobre todo por sus correas de cuero cobrizo, que sirven para colgar el cabecero en la pared. Y sucede que apostar por un diseño de grandes dimensiones te permitirá personalizar por sí solo la pared sin necesidad de añadir solamente. Aparte de sumar estilo, un punto de descaro y mucho encanto. Este, además, al ser orejero, semeja abrazarte en tus sueños. Es una opción alternativa perfecta si deseas gozar de la frescura que aporta este tejido en verano y la calidez que obsequia en invierno.

En Madera Y Lino

Cuanto más simple sea en las formas, más sencillo te resultará tapizarlo. Cuando se va a tapizar un cabecero es primordial elegir un tejido fuerte, simple de limpiar y que esté en consonancia con el resto de la decoración de la estancia. Con una grapadora mecánica se grapa el exceso de goma espuma al tablón. Debido al grosor de la espuma de poliuretano resulta conveniente colocar una grapa cada 8-10 centímetros en el borde de la pieza.

Para que el botón quede bien fijo, aparte de ofrecerle un nudo por la parte interior del cabecero, también se puede grapar el hilo a la parte de contrachapado de okume. La primera cosa que debemos realizar es medir con el cabecero la espuma. Debemos cortar la espuma con la medida del cabecero y cinco centímetros en laterales y parte de arriba. Esto se hace así a fin de que nos sobre una sección, la cual irá abrazando el cabecero para poder agarrar la espuma en la parte posterior. Mediremos con el cabecero y la cinta, pintando con una tiza o lápiz. Esta espuma tiene un espesor estándar y se puede recortar bien con un cutter o con tijeras grandes.

La espuma debe quedar tirante con lo que no se debe escatimar en grapas. Un cabecero de capitoné siempre dará un plus de eleganciaal dormitorio, sobre todo si lo escoges de materiales nobles, como el cuero o el terciopelo. Aquí, en blanco, enmarca la cama y contrasta con la pared empapelada. Si escoges darle un despacio toque de color a tu cabecero de capitoné, opta por un tono crema que tiene dentro ligeras dosis de amarillo. Es el que se eligió en este dormitorio, a juego con el armario, dándole al ámbito una sensación de paz y calma.